Bizcocho de zanahoria y nueces

Para mí fue extraño la primera vez que hice un bizcocho de zanahoria, porque sonaba raro: verduras en un bizcocho, que se supone es dulce. Y solo hay que probarlo para darte cuenta de que el bizcocho de zanahorias es un ganador absoluto.

Este bizcocho es increíblemente húmedo y ligero; además, puedes hacer esta receta de forma rápida y fácil sin un equipo sofisticado, solo unos recipientes, unas varillas fuertes, y unas espátula.

Bizcocho de zanahoria y nueces

Simplemente mezcla los ingredientes secos, luego mezcla los líquidos, y combínalos entre sí. Por último, añade las zanahorias y las nueces, y listo.

Aunque pueda sonar demasiado, hay que añadir 5-6 zanahorias enteras. Cuando elaboré este bizcocho por primera vez, añadí solo 4, ya que 5 o 6 me sonaba algo exagerado, pero después de hornearlo y dejar que se enfriara, el sabor era un poco decepcionante. Por eso recomiendo añadir todo lo que indica la receta.

El glaseado es, en realidad, el mismo que utilizo para muchos de mis pasteles o tartas. Está hecho con queso cremoso (tipo Philadelphia), azúcar en polvo y nata líquida para montar, y es absolutamente delicioso.

Si no te gustan los glaseados o si no tienes los ingredientes a mano, prueba el pastel como está sin ningún tipo de glaseado, o tamiza un poco de azúcar glas encima.

INGREDIENTES QUE NECESITARÁS PARA UN MOLDE DE 23 CM

Para el glaseado:

INDICACIONES:

Precalienta el horno a 180 ºC y engrasa con un poco de mantequilla un molde redondo de 23 cm de diámetro. Forra el interior del molde con papel vegetal, una vez que esté engrasado.

En un recipiente mediano, bate la harina, el bicarbonato de sodio, la sal y la canela hasta que estén bien mezclados. En otro recipiente, mezcla el aceite, el azúcar, el azúcar moreno y la vainilla. Incorpora los huevos, de uno en uno, hasta que queden bien integrados.

Vierte los ingredientes secos en el recipiente de los líquidos, en 3 veces, revolviendo suavemente con una espátula hasta que la masa sea uniforme. Añade las zanahorias, las nueces y las pasas, y remuévelo solo lo justo para distribuirlos por toda la masa.

Vierte la masa en el molde una vez preparado, y mételo en el horno precalentado. Deja que se cocine durante 50-60 minutos, o hasta que la parte superior del bizcocho quede elástica cuando se toque, o cuando al insertar un palillo en el centro, este salga limpio.

Retira el bizcocho del horno, y deja que enfríe sobre una rejilla durante 15 minutos. Luego, desmolda el bizcocho con cuidado, retira el papel vegetal, y ponlo a enfriar por completo.

Para terminar, preparar el glaseado que puede servir para acompañar al bizcocho. En un recipiente grande, bate el queso cremoso con unas varillas hasta que esté cremoso, aproximadamente 1 minuto.

Incorpora el azúcar glas poco a poco, sin dejar de mezclar, hasta que quede esponjoso. Vierte la nata y vuelve a batirlo todo durante 1 minuto. El glaseado tiene una textura suave, con una consistencia de nata batida, más que de glaseado de queso cremoso tradicional.

Cúbrelo y deja que enfríe en el frigorífico hasta que el bizcocho esté frío por completo y puedas utilizarlo. Cuando el bizcocho esté completamente frío, vierte el glaseado por encima, y decóralo con unas nueces picadas.

Notas

A pesar de que lleva tiempo, no dejes de engrasar y forrar los moldes. No es nada divertido descubrir que parte del bizcocho se ha pegado al fondo del molde. Y si esto te sucede, deja el molde boca abajo y deja que la gravedad haga su magia.

Depende de ti elegir cuántas zanahorias añades y de qué forma. Puedes darle un golpe a la parrilla para que se fundan en la masa del bizcocho. Una picadora hace un trabajo rápido a la hora de rallarlas, pero los trozos serán un poco más grandes. Una tercera opción es usar zanahorias pre-ralladas de la tienda. Funcionan muy bien y ayudan a reducir el tiempo de preparación de la receta.

Las pasas las he puesto opcionales, porque no a todo el mundo le gustan (o pueden comerlas). Personalmente, yo no las añado, pues no me gusta esa textura masticable que le aporta al bizcocho, pero hay quién si le gustan.

Esta receta también puede servir para hacer 24 cupcakes de zanahorias y nueces, horneándolos de 14 a 18 minutos (o hasta que un palillo insertado en el centro salga limpio). O para hacer un bundt cake.