Cómo hacer un bizcocho de chocolate

He estado buscando una gran receta de bizcocho de chocolate durante años. ¡Y por fin la he encontrado!
Este bizcocho es húmedo y jugoso, y tiene la miga perfecta.

Es muy fácil de hacer, y pone en ridículo las recetas adulteradas de mezclas para pasteles y bizcochos. Este es el bizcocho de chocolate con el que has estado soñando.

Cómo hacer un bizcocho de chocolate

Si te encantan los dulces y postres, prueba esta deliciosa receta de tarta de manzana, es un sabor totalmente diferente, pero igualmente te sabrá a gloria.

Ingredientes

*Para hacer el buttermilk casero: Añadimos 1 cucharada de jugo de limón o 1 cucharada de vinagre de vino en 250 ml de leche. Dejamos que repose durante 5 minutos, y veremos que la leche se vuelve más espesa y grumosa, y estará lista para usar.

Instrucciones

Precalentamos el horno a 180 grados con calor por arriba y por abajo; y preparamos el molde. Engrasamos toda la superficie con un poco de mantequilla, y añadimos harina para que se pegue en la grasa. Eliminamos el exceso de harina volcando el molde.

En un recipiente, mezclamos la harina, el azúcar, el cacao, el bicarbonato de sodio, la levadura en polvo y la sal, y lo mezclamos todo con ayuda de una batidora/amasadora, a velocidad baja, hasta que se mezclen bien.

Con la batidora en marcha, incorporamos los huevos de uno en uno, el buttermilk, el agua tibia, el aceite y el extracto de vainilla. Batimos a velocidad media hasta que quede una masa suave y fina. Esto debería llevar solo un par de minutos.

Vertemos la mezcla en el molde engrasado, y lo introducimos en el horno precalentado durante 45-50 minutos, o hasta que al pinchar un palillo en el centro, este salga limpio. Si después de los 50 minutos todavía no está hecho del todo, lo dejamos 10 minutos más, y volvemos a comprobar.

Sacamos el molde y dejamos que enfríe sobre una rejilla durante 15 minutos, y luego desmoldamos el bizcocho para que enfríe completamente.

Déjalo así, o cúbrelo con un ganache de chocolate; acompáñalo de helado de vainilla, o simplemente espolvorea azúcar glas por encima.

Notas

Esta receta sirve perfectamente para hacer cupcakes o magdalenas. También puedes hacer el bizcocho en dos o tres moldes layer cake, para rellenarlo con un frosting de chocolate 

¿Qué es el buttermilk? Tradicionalmente, el buttermilk es el líquido que queda después de batir la mantequilla, pero lo que encontramos hoy en las tiendas es suero de leche cultivado, que se obtiene añadiendo bacterias lácticas a la leche normal. El suero de leche tiene un sabor amargo y se puede beber directamente o se puede usar para cocinar y hornear.

¿Hay que usar buttermilk? Sí, el buttermilk (suero de leche) es necesario para esta receta. Tiene que ver con la forma en que interactúa con otros ingredientes. El suero de leche reacciona con los gasificantes (bicarbonato de sodio y levadura en polvo), para formar dióxido de carbono y actuar como un agente de fermentación. Si tienes una receta que requiere buttermilk y un gasificante, no lo debes sustituir por leche normal. Puedes comprar buttermilk o hacer tu propio sustituto en casa.

Si tienes intolerancia o alergia a los huevos, puedes sustituirlos por las numerosas opciones que hay para sustituir los huevos en recetas que requieren horno.

Sin duda, puedes utilizar un molde de tamaño diferente, pero deberás ajustar los tiempos de cocción y tener cuidado con no sobrellenar el molde.

El cacao puro que requiere esta receta, es el cacao en polvo sin azúcar de Hershey. También me gusta usar polvos de cacao de mayor calidad, como el cacao en polvo que hay en las tiendas especializadas en chocolaterías, pero son bastante caros. No recomiendo usar marcas de tiendas baratas.

¿Se puede hacer esta receta sin gluten? No todas las harinas sin gluten son iguales y la mayoría no funciona como un sustituto directo de la harina de trigo para todo uso. No he probado ninguna harina sin gluten en esta receta, pero puedes probar bajo tu propio riesgo.

Un consejo, si han pasado más de seis meses desde que has comprado la levadura en polvo o el bicarbonato de sodio, hay que reemplazarlos. Pierden su potencia rápidamente, y el bizcocho no subirá correctamente si tienen demasiado tiempo.

También es importante que el agua que utilicemos en la receta esté de tibia a caliente, pues esta temperatura ayuda a quemar el polvo de cacao, dando al bizcocho un sabor más profundo a chocolate.