Freidoras y sartenes ¿Cuál elegir?

Tanto la freidora como la sartén son dos herramientas imprescindibles para una buena fritura, freír las mejores recetas de albondigas, o un plato de patatas fritas.

Las hondas freidoras, las sartenes antiadherentes, de hierro fundido, los woks, todo un arsenal de accesorios para conseguir un frito bien hecho.

Freidoras y sartenes ¿Cuál elegir?

Si quieres renovar el menaje de tu cocina, o si te equipas por primera vez de estas eficaces herramientas, considera ante todo las necesidades de tu familia.

En caso de que seáis muchos en casa o friáis en cantidades notables, será mejor que compres una freidora que es más grande. Todas las freidoras incorporan un cestillo escurridor, aunque si se te estropea, puedes comprarlo por separado, pues hay mucha variedad.

Es cierto que las freidoras exigen la utilización de mucha cantidad de aceite, pero lo bueno es que ese aceite se puede utilizar para varios usos.

Si quieres que el sabor de un alimento desaparezca del aceite usado, sofríe en el aceite una ramita de perejil. El aceite admite 3 o 4 usos antes de que se deteriore por las elevadas temperaturas que alcanza.

Una vez que haya adquirido un color oscuro y huela rancio, tíralo porque puede resultar nocivo para la salud, además de darle un mal sabor a los alimentos cocinados.

Freidoras

Freír con la freidora es muy fácil. Sólo hay que poner los alimentos en el cestillo y esperar a introducirlos cuando el aceite esté muy caliente. Después de unos pocos minutos, los alimentos estarán bien cocinados.

Sacamos el cestillo y el aceite sobrante se escurrirá automáticamente. Generalmente las freidoras tienen un termostato que mantiene la temperatura constante, y que la suben si se baja.

Las freidoras modernas ya no son aquellos aparatos que ocupaban media cocina. Hoy existen modelos muy reducidos, nada engorrosos de guardar en cualquier rincón. Incluso hay freidoras que utilizan muy poca cantidad de aceite.

Sartenes

Sartenes hay para todos los gustos, y de casi cualquier material. En nuestras cocinas, las de hierro y las antiadherentes son las más comunes. Por lo general, el diámetro crece de 2 a 2 centímetros a partir de 14 y hasta llegar a 32.

Dependiendo de la alimentación de tu casa necesitaras de una a cuatro sartenes de varios tamaños. La de 20, 24 y 28 son las más utilizadas.

En cuanto a los materiales, conviene recordar algunas cosas. Los revestimientos antiadherentes se suelen saltar si utilizamos utensilios cortantes o metálicos sobre ellos. Es preferible utilizar utensilios de madera que no rayan y es un material de cocina noble.

Algunos de estos revestimientos han sido retirados del mercado por ser considerados poco aptos para el contacto con los alimentos. Por eso ahora se ven más la cerámica o el hierro fundido.

El wow tiene una peculiaridad que lo diferencia de las sartenes: su fondo curvo.