Qué comer con gastroenteritis

La gastroenteritis es una inflamación del estómago y del tracto intestinal causada por un virus contraído al comer alimentos contaminados o como efecto secundario de tomar ciertos medicamentos.

Independientemente de la causa, los síntomas pueden incluir calambres abdominales, diarrea, náuseas, vómitos y, en algunos casos, fiebre leve.

Qué comer con gastroenteritis

El tratamiento de la gastroenteritis tiene como objetivo promover la hidratación que se pierde con los vómitos y la diarrea, mientras el cuerpo se lucha contra la enfermedad.

Comer alimentos suaves y beber muchos líquidos, pueden ayudar en la recuperación. Durante la gastroenteritis, es importante no dejar de comer, pues es lo que ayuda a que el revestimiento del intestino se cure rápidamente y permite que el cuerpo recupere la fuerza. Por el contrario, no comer prolonga los síntomas.

Empieza comiendo pequeñas cantidades de comida, aunque no te apetezca. Luego, aumenta gradualmente las cantidades según el apetito que tengas y la mejora que presentes. ¿Qué alimentos son los que mejor te van a sentar?

Sopas

Las sopas proporcionan mucho líquido, que puede ayudar a prevenir o aliviar la deshidratación causada por la diarrea. Los líquidos también ayudan a eliminar las toxinas a través de la orina, lo que puede acelerar el proceso de curación.

Debido a que los productos lácteos pueden agravar los síntomas de la diarrea, unos caldos simples o unas sopas elaboradas con ingredientes suaves y fáciles de digerir, como fideos, trozos de pollo cocido o vegetales, son lo que mejor sientan.

Utiliza condimentos suaves, como apio seco o perejil, en lugar de hierbas picantes o de sabor picante, que pueden empeorar los síntomas.

Zumos de frutas y vegetales

Los smoothies o zumos puros de frutas y vegetales, proporcionan una opción más de alimentos hidratantes y nutritivos. La incorporación de verduras en los zumos, proporciona un medio valioso para aumentar la ingesta de antioxidantes, lo que fortalece las defensas del cuerpo contra las infecciones y las enfermedades.

A medida que la diarrea comience a disminuir, incorpora alimentos blandos y suaves, como los plátanos y las patatas, en la dieta. Otros alimentos blandos a base de frutas o vegetales incluyen puré de manzana sin azúcar, manzanas o peras asadas y peladas, peras enlatadas en jugo natural, coliflor al vapor, zanahorias bien cocidas y zumos de fruta.

Cereales y granos

Los cereales y granos, como panes, pasta y arroz, proporcionan glucosa: la principal fuente de energía del cuerpo. Si bien los alimentos integrales proporcionan más nutrientes, fibra y proteínas que los productos de grano refinado, es posible que al principio tengas dificultades para digerir los alimentos integrales.

Como alimentos ricos en fibra, los granos integrales son más difíciles de digerir. Durante la recuperación, elige panes suaves, como pan blanco o de trigo enriquecido, y arroz blanco, que son más suaves que las variedades integrales. Otros productos suaves y blandos incluyen pastas enriquecidas bien cocidas, cuscús y sopa de cebada.

Probióticos

Los probióticos son microorganismos vivos que son efectivos en el tratamiento y la prevención de la diarrea. Alteran la composición de la flora intestinal y pueden actuar contra los patógenos intestinales nocivos.

Se ha encontrado que los probióticos tienen un beneficio moderado en el tratamiento de la gastroenteritis en adultos y niños.

Menú gastroenteritis

Debido a la fibra que contienen, los plátanos y el arroz ayudarán a que las heces se vuelvan más sólidas, por lo que es parte de la razón para incluirlos. Las manzanas o puré de manzana ayuda en el aporte de hidratos de carbono (glucosa), al igual que la pasta y el pan.

Alimentos y bebidas para evitar durante la gastroenteritis