Cómo hacer un libro de recetas

Si deseas escribir y entender buena recetas, lo primero que necesitas hacer es trabajar con la comida, pero concentrándote en lo que estás haciendo. Puedes haber nacido para hacer postres delicados, un experto en cocina de Malasia, o un creativo de los canapés.

Tienes que ser honesto contigo mismo y saber cual es tu talento, pero primero, tienes que equiparte. Tienes que saber lo que estás haciendo en la cocina, empezando por utilizar un cuchillo correctamente.

Cómo hacer un libro de recetas

Una vez que tienes una sólida base, empieza a construir a partir de ahí.

Si quieres escribir un libro de cocina, debes leer libros de cocina. Leer más libros de cocina puede desarrollar tu propia escritura. Llevará tiempo y práctica.

Escribir un blog es una buena manera de darse a conocer, y ver como te vendes como cocinero y como escritor. Al mostrar lo que sabes hacer y cual es tu público potencial, te harás más rentable.

Prueba una y otra vez tus recetas. Dos veces por lo menos. Utiliza medidas adecuadas, y un termómetro de horno. Revisa tus recetas acabadas para corregir posibles errores topográficos, prestando mucha atención a las medidas y pesos.

Un editor puede eliminar los errores, pero no saben si ese tres estaba destinado a ser un uno. Muchos editores no prueban las recetas de los libros, simplemente no tienen dinero para hacerlo con todo el mundo, a menos que el autor sea un nombre famoso.

Todo dependerá de ti para asegurarte que el trabajo está bien hecho, y ganarte así una buena reputación. Si una receta está mal, viajará por todas las redes sociales y perderás la confianza de tus lectores.

Trata de no copiar las recetas, y si las cogido prestadas, cita la fuente. Es difícil no inspirarse en otras recetas, incluso sin saberlo, pero ha que mostrar respeto por los compañeros escritores.

Las recetas son historias, y por eso se van pasando de generación en generación, sólo ten cuidado cuando reclamas que es la original, y siempre comprueba el nombre de tus fuentes. Viaja. Toma notas, come comida callejera, aquí es donde está la inspiración.

Cuando escribas una receta, piensa en los lectores potenciales y sus cocinas. ¿Van a ser capaces de adquirir los ingredientes? ¿Tendrán la capacidad, equipo y tiempo para cocinar la receta? ¿Van a querer comprar el libro?

No te des por vencido por un rechazo. Tal vez el editor simplemente no podría colocarlo o comercializarlo porque ya tiene un libro similar o incluso un autor similar. Por eso, no te des por vencido, ve a otro sitio y vuelve a intentarlo, refinando tu idea si es necesario.

Y un último consejo final, a menos que ya seas un chef de renombre o salgas en la televisión, no te haces millonario escribiendo un libro de recetas. Pero al menos habrá buena comida en la mesa.