Paletilla de cordero lechal al horno

Asado con un poco de ajo y romero, o simplemente con sal, el jugoso y dulce sabor del cordero lechal es todo un manjar para aquellos que lo saben apreciar.
Pero quizás no seas muy diestro en cocinar una carne tan delicada.

Tranquilo, estamos aquí para ayudarte, y que el plato salga perfecto. Sigue estos consejos y espera los halagos, vendrán seguro.

Paletilla de cordero lechal al horno

Elige el mejor corte

La paletilla o el hombro de cordero es una carne más grasa que la pata, y se beneficia de un asado lento a una temperatura muy baja. Está lleno de sabor y el asado lento produce un resultado realmente tierno. La paletilla también está disponible deshuesada, o parcialmente deshuesada.

El hombro de cordero deshuesado generalmente se enrolla y se ata para que tenga mejor presentación. Una paletilla de aproximadamente 2 kg debería servir para 6-8 personas, y si estás cocinando para menos personas, media paletilla es una buena opción.

Si vas a cocinar una paletilla deshuesada, debes dejar 225 gramos de carne por persona, por lo que la pieza para 6 personas debería pesar entre 1,5 y 2 kg. Compra una pieza algo más grande de lo que necesitas, ya que las piezas más grandes suelen encoger menos en el horno que las de menor tamaño.

Agrega sabor

Hay muchas formas de aderezar el sabor de la carne del cordero asado. Utiliza algo simple, como el romero y el ajo. Para agregar el sabor, utiliza un pequeño cuchillo afilado para hacer varias incisiones superficiales en la carne, teniendo cuidado de no cortar demasiado profundamente.

La idea es que el romero y el ajo se queden introducidos en la carne, y durante la cocción, estos ingredientes aportará un maravilloso sabor a la carne.

Si te gusta el sabor del cordero simple y llanamente, opta por espolvorearlo simplemente con sal antes de cocinarlo. No es recomendable sazonarlo con demasiada antelación, ya que la sal eliminará la humedad de la carne y podría secarla.

La cocción perfecta para el cordero

Atempera la paletilla de cordero sacándolo una hora antes de cocinarlo del frigorífico. Esto permite que la carne se cocine de forma más homogénea.

Precalienta el horno a máxima temperatura antes de añadir la paletilla para que el tiempo de cocción sea exacto, y reduce la temperatura nada más introducir la carne. Puedes dejar la puerta del horno abierta durante un par de minutos para ayudar a que se enfríe.

Debido a que el tiempo de cocción es muy largo, es buena idea cubrirlo con papel de aluminio para ayudar a retener la humedad y que no se evapore. Puedes retirar la lámina los últimos 30 minutos de cocción para dejar la piel crujiente.

Al igual que la carne de ternera, el cordero necesita reposar después de la cocción para permitir que los jugos se asienten en toda la carne, haciéndola más jugosa y fácil de cortar. Deja que repose durante 20 minutos, antes de desmenuzarlo.

INGREDIENTES

Para el cordero:

Para la salsa:

PREPARACIÓN

  1. Precalienta el horno a máxima temperatura, con calor por arriba y por abajo.
  2. Utiliza un cuchillo afilado para cortar superficialmente la capa de grasa del cordero a intervalos de aproximadamente 2.5 cm, y luego corta en la dirección contraria para formar un patrón romboide.
  3. Engrasa una fuente lo suficientemente grande como para que quepa la paletilla, y espolvorea la mitad de las ramitas de romero. Coloca también la mitad de los dientes de ajo sin pelar.
  4. Es el momento de colocar la paletilla de cordero encima de la fuente, y añadir suficiente aceite como para cubrir el cordero. Frota bien toda la superficie con el aceite.
  5. Espolvorea la sal y la pimienta negra, y frota la superficie del cordero. Espolvorea el resto de las ramitas de romero y los dientes de ajo sobre la paletilla.
  6. Cubre la fuente con papel de aluminio (es posible que necesites varias capas para asegurarte de que está bien tapada), e introdúcela en el centro del horno ya calentado.
  7. Reduce la temperatura a 170 ° C o a 160 ° C si tiene ventilador, y deja que se cocine durante 4 horas. Una vez que haya pasado el tiempo, sácalo del horno y retira el papel de aluminio para comprobar el punto de cocción. La carne se habrá retraído del hueso, y se podrá separar sin ningún problema con ayuda de un tenedor. Lo mejor es que amontones la carne en un plato, y elimines todos los huesos.
  8. Para preparar la salsa, retira todos los ajos de la fuente y deja que enfríen un poco. Retira también todo el contenido de la fuente, excepto 1 cucharada de aceite (no del jugo de la cocción).
  9. Saca los ajos de sus pieles, y mézclalo con la cucharada de aceite que has reservado, aplastándolos con el reverso de una cuchara. Calienta ese aceite a fuego medio y añade 1 cucharada de harina. Remuévelo con una cuchara de madera, y añade gradualmente el caldo de pollo para aligerar la salsa.
  10. Deja que hierva durante aproximadamente 5 minutos (no hace falta una salsa espesa), y añade la menta picada, el vinagre de vino tinto y las alcaparras si las usas.
  11. Deja que hierva todo junto, y vierte la salsa en una jarra o recipiente para servirla. Sirve la carne de la paletilla de cordero acompañado con la salsa.